El contraataque de Erdogan a los golpistas inquieta a Occidente

Se profundiza la purga en el ejército y el Poder Judicial, y ya son más de 6000 los detenidos en todo el país; "continuará el proceso de erradicación de esos virus", prometió
(0)
18 de julio de 2016  

Erdogan encabezó ayer en Estambul el funeral de las víctimas del intento de golpe de Estado
Erdogan encabezó ayer en Estambul el funeral de las víctimas del intento de golpe de Estado Fuente: AFP - Crédito: Bulent Kilic

ESTAMBUL.- "No tienen adonde huir." El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió ayer ser implacable contra los que apoyaron el intento de golpe de Estado y amenazó con reintroducir la pena de muerte para que los responsables sientan todo el escarmiento.

La respuesta de Erdogan está despertando una creciente preocupación en Occidente, donde temen que haya excesos por parte del gobierno. Ayer siguió la purga de los golpistas y se anunció que ya hay más de 6000 detenidos.

"En todas las instituciones del Estado continuará el proceso de erradicación de esos virus. Esos cuerpos han producido metástasis. Lamentablemente han invadido todo el Estado como un cáncer", dijo Erdogan en un discurso pronunciado durante el funeral de algunas de las 265 personas que murieron durante la intentona golpista. Erdogan anunció ante una multitud que mantendrá conversaciones con los partidos de la oposición en el Parlamento sobre una posible reintroducción de la pena de muerte para los golpistas. "En una democracia no se pueden ignorar las peticiones del pueblo", había dicho previamente, al referirse a los reclamos de sus seguidores para la reintroducción de la pena capital, que fue abolida en Turquía en 2004 y no se aplica desde 1984.

En ese sentido, el canciller francés, Jean-Marc Ayrault, advirtió ayer a Erdogan que el fallido de golpe de Estado no supone un "cheque en blanco" para que responda. "Queremos que funcione plenamente el Estado de derecho", señaló.

En la misma línea, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo que la Casa Blanca instó a Erdogan "a no llegar tan lejos como para crear dudas sobre su compromiso con el proceso democrático"

Tras el intento de golpe, el Parlamento se reunió el sábado en Ankara y los partidos dieron una rara muestra de unidad. La oposición aprovechó la oportunidad para reclamar el fortalecimiento de la democracia. A Erdogan se lo acusa de haber adoptado un estilo cada vez más autoritario en sus más de 13 años en el poder.

Algunos analistas han mostrado una profunda preocupación por el alcance que pueda tener la represión. Los servicios de seguridad de Turquía ya han pedido a la ciudadanía que informe sobre los usuarios de redes sociales que difundan y apoyen "actividades terroristas".

En las primeras horas del golpe, Erdogan llamó a sus seguidores a salir a las calles contra los sublevados y la población respondió en masa, algo fundamental para que el gobierno pudiese mantener el control del país. Erdogan pidió ayer al pueblo que siga en las calles.

El jefe de los servicios secretos, Hakan Fidan, dijo al diario Milliyet que el gobierno fue completamente consciente del inminente intento de golpe horas antes de que éste comenzase. También hay otras evidencias que sugieren que el gobierno fue capaz de frenar el golpe porque estaba preparado.

Ayer continuaron los arrestos y, según el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, ya hay más de 6000 detenidos, entre ellos unos 3000 militares, incluidos al menos 19 generales, decenas de coroneles y otros oficiales de alto rango. También se encuentran detenidos los jefes de dos de las cuatro fuerzas de tierra.

Según la agencia de noticias DHA, también fue arrestado el coronel Ali Yazici, asesor de Erdogan, aunque por el momento no está claro dónde fue detenido ni de qué se lo acusa exactamente. El canal NTV, por su parte, informó de la detención de Ismail Guneser, un asesor del ex presidente Abdullah Gül.

En algunas fotos que circulaban ayer se ve a los supuestos líderes del golpe y a soldados involucrados en la toma de puentes, el aeropuerto Atatürk, de Estambul, y edificios clave. Entre quienes aparecen en las imágenes están Akin Ozturk, un ex comandante de la fuerza aérea de Turquía, al que un oficial describió como "cerebro" de la asonada militar.

Desde el viernes, 2745 jueces fueron apartados de sus cargos. El gobierno informó de la detención de dos magistrados del Tribunal Constitucional en Ankara, diez miembros del Consejo de Estado y cinco del Consejo Superior de Jueces y Fiscales.

Erdogan responsabiliza del golpe a los seguidores del clérigo Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos y al que acusa de dirigir un "Estado paralelo". Gülen ha rechazado cualquier relación con una intentona golpista. El mandatario turco pidió a Estados Unidos que extradite al predicador, aunque por el momento Turquía no presentó ninguna prueba directa de la involucramiento de Gülen en el golpe.

Agencias AP, AFP, EFE y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?