Opinión. El desafío: no ser una cumbre del pasado