Estados Unidos. El desempleo opacó la fiesta y el entusiasmo de Obama