El doble discurso del magnate inmobiliario para América latina