El documento provisorio fue bien recibido en la Iglesia argentina

Predomina en el Episcopado el llamado a atender las nuevas realidades familiares
Mariano De Vedia
(0)
15 de octubre de 2014  

Con prudencia e insistentes notas al pie, como la que aclara que no se trata de un texto definitivo, la Iglesia del país del Papa acompañó favorablemente la apertura pastoral expresada en borrador del documento final del sínodo, que llama a acompañar a las parejas que enfrentan nuevas realidades familiares.

"Hay un sector minoritario al que le va costar más aceptarlo, pero la mayoría de los obispos comparte el nuevo estilo pastoral, que tendrá impacto en la Iglesia", confió a LA NACION una fuente episcopal, consciente de que el documento no contiene ninguna disposición normativa que implique cambios inmediatos, como el acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar.

Tan novedoso como la apertura mostrada por los obispos sinodales fue la decisión de dar a conocer públicamente un documento en estado de borrador, para que se conozca por dónde pasa la discusión, algo poco frecuente en los pronunciamientos de la Iglesia, donde se suele debatir en secreto hasta la última coma.

Más allá del contenido, a los obispos les cayó bien la modalidad de abrir debates y evitar ponencias cerradas. "Es un sínodo en el que se puede discutir. En parte, porque hay menos gente: un representante por cada episcopado, cuando tradicionalmente siempre hay tres", comentaron entre los obispos. Admitieron que todavía no aparece claro el aspecto normativo, pero advirtieron que eso se va a definir dentro de un año, en el sínodo de 2015, luego de madurar, discernir y discutir el documento definitivo que surgirá el próximo fin de semana.

"La orientación del borrador está en sintonía con la consulta que hicimos a comienzos de año en las iglesias", explicó a LA NACION el sacerdote jesuita Gustavo Antico, secretario ejecutivo de la Comisión de Apostolado Laico y Pastoral Familiar del Episcopado.

En esa consulta, a partir del cuestionario elaborado por el Vaticano, hubo una valoración muy positiva de la familia y el matrimonio, y muchos fieles plantearon sus inquietudes en torno de las nuevas realidades familiares, los problemas de la convivencia, la relación con las personas homosexuales, su participación en la vida eclesial y el impacto de la pobreza y la violencia en muchos núcleos sociales.

"Si bien es prematuro dar una opinión sobre un texto que no es definitivo, es importante valorar lo que cada realidad puede decirnos", resumió Antico, en referencia al texto presentado en Roma por el relator general del sínodo, el cardenal húngaro Peter Erdö.

La apertura mostrada por la Iglesia a partir del pontificado de Francisco contrasta con la posición cerrada que predominó hace tres años en el Episcopado, al debatirse en la Argentina la ley que reglamentó el matrimonio entre homosexuales.

"La situación es diferente, hay una realidad que se fue instalando en los últimos años", comentó una fuente eclesiástica, al arriesgar que si el debate se produjera hoy, el resultado interno no sería el mismo. "Es posible que en el contexto actual hubiera tenido consenso la aprobación de la unión civil para parejas homosexuales, sin equipararla al matrimonio", advirtió la fuente.

Atribuyó ese cambio de escenario a que en el último año se designaron nuevos obispos, con posturas diferentes a las que predominaban en ese momento y plenamente coincidentes con el pensamiento de Francisco. "Los nombramientos no son un dato menor. Con los cambios de obispos y los cambios en los consistorios de cardenales, el Papa va cambiando la Iglesia", razonó un observador eclesiástico.

Un solideo para ayudar a gitanos de Suecia

  • En otro gesto solidario, el papa Francisco decidió donar un solideo para recaudar fondos a favor de los gitanos que viven en la localidad de Bastad, un importante centro turístico del sur de Suecia, informó el sitio Vatican Insider.
  • La donación surgió por una propuesta de Carlos Luna, exiliado político argentino y amigo de Jorge Bergoglio.
  • "Me tenés que regalar algo tuyo?", le escribió Luna al Pontífice en un correo electrónico luego de realizar una campaña para recaudar fondos a favor de los gitanos de la etnia romaní.
  • Unos días más tarde, Luna recibió en su casa una caja. Adentro estaba el solideo, una prenda de vestir personalizada para el obispo de Roma y que cuenta con un certificado de autenticidad del Vaticano. La subasta la hará la famosa casa Bukowski.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.