Europa, casi sin vuelos. El drama de los pasajeros prisioneros de las cenizas