El ejército argentino, pionero con el Lipán