El ejército colombiano acusó a las FARC de rematar a militares heridos

La guerrilla habría asesinado a los sobrevivientes de la caída de un helicóptero
(0)
22 de octubre de 2000  

BOGOTA.- El ejército colombiano denunció ayer que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "ajusticiaron" a varios militares durante los combates que se extendieron durante más de 50 horas en los poblados de Dabeiba y Bagadó, al noroeste del país, y en los que murieron 56 efectivos militares y al menos cinco rebeldes.

Según el comandante del ejército colombiano, general Jorge Mora, las FARC "propinaron un tiro de gracia" a varios ocupantes de un helicóptero que se accidentó cuando cumplía una misión de apoyo a los policías que combatían en Dabeiba, en el Estado colombiano de Antioquia, cuyo control fue recuperado por los militares tras los intensos enfrentamientos.

El general Mora aclaró que dos de los ocupantes del helicóptero murieron carbonizados y cinco de los 20 soldados, que al parecer resultaron heridos al caer el aparato, recibieron un "tiro de gracia" y a otros les dispararon aun después de muertos.

El Ministerio de Defensa informó que también se recuperó el control en Bagadó y dijo que los choques con la guerrilla, que comenzaron el miércoles último, dejaron un saldo de 56 militares muertos, en tanto que efectivos del ejército hallaron los cadáveres de al menos cinco integrantes de las FARC.

Oficiales del ejército colombiano informaron, por su parte, que al menos otros 50 guerrilleros murieron durante los enfrentamientos, pero indicaron que sus propios compañeros cargaron con los cadáveres.

Las FARC atacaron el miércoles Dabeiba, en el Estado de Antioquia, y Bagadó, en el Chocó, en una ofensiva destinada, al parecer, a rechazar la aplicación del Plan Colombia, impulsado por Estados Unidos.

Ofensiva militar

El presidente colombiano, Andrés Pastrana, impartió la orden de mantener la ofensiva de las tropas contra los frentes de las FARC en Antioquia y Chocó, para "devolverles la tranquilidad" a estos pueblos.

El ingreso del ejército en Dabeiba fue recibido con satisfacción por los habitantes, que condenaron las acciones de las FARC, durante las que resultaron destruidas la escuela, la iglesia, el concejo, la alcaldía, un puesto de salud y el cuartel de la policía.

Cuatro de los 28 agentes que defendieron el pueblo murieron, tres resultaron heridos y los restantes sobrevivieron a los ataques desde el interior del cuartel.

En tanto, la violencia que se registra en el amazónico departamento colombiano de Putumayo, donde guerrilleros y paramilitares no se cansan de dispararse, comenzó a dejar víctimas ecuatorianas, al tiempo que amenaza con provocar problemas sociales por la presencia de desplazados en Ecuador.

Entre las víctimas ecuatorianas se encuentra Germán Zúñiga, un chofer municipal, herido de bala en un hombro mientras conducía a periodistas de un telenoticiero ecuatoriano cerca del lado colombiano, informó Máximo Abad, alcalde de Lago Agrio, capital de la provincia ecuatoriana de Sucumbíos, fronteriza con Putumayo.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.