El envío de ántrax fue un acto terrorista

Lo admitió el gobierno; confirmaron ayer en Nueva York tres nuevos casos de contagio, lo que elevó a 13 el número total
(0)
15 de octubre de 2001  

WASHINGTON.– Otros tres casos de ántrax registrados en Nueva York se sumaron ayer a los diez ya confirmados y reavivaron los temores a un ataque bacteriológico en gran escala en Estados Unidos, donde el gobierno admitió por primera vez que el envío de cartas contaminadas con la bacteria “es un acto de terrorismo”.

En este sentido, el secretario de Justicia norteamericano, John Ashcroft, no descartó la posibilidad de que la aparición del mal esté vinculada con el terrorista Osama ben Laden, responsabilizado por Washington por los atentados suicidas del 11 de septiembre último. Esta misma hipótesis había sido señalada ya por el vicepresidente norteamericano, Dick Cheney.

Los nuevos casos de ántrax fueron anunciados por el alcalde neoyorquino, Rudolph Giuliani, quien dijo que “se encontraron esporas en un oficial de la policía y en dos técnicos de laboratorio” involucrados en el análisis de un sobre sospechoso que habría contagiado a Erin O’Connor, asistente del famoso presentador Tom Brokaw, de la cadena televisiva NBC.

Un segundo empleado de NBC presentaba posibles síntomas de ántrax, pero hasta anoche no se había confirmado el caso, mientras que unos 600 trabajadores de la cadena estaban ayer bajo observación.

Giuliani explicó que al ser examinado el policía tenía “esporas minúsculas” en la nariz, al igual que uno de los técnicos de laboratorio, mientras que una mujer laboratorista las tenía en el rostro. Dijo, además, que los tres “están bajo tratamiento con antibióticos” y aclaró que “eso no quiere decir que hayan desarrollado la enfermedad del ántrax”.

El alcalde añadió que el Departamento de Policía de Nueva York ha recibido en las últimas horas más de 100 llamadas de personas preocupadas por la presunta exposición a la enfermedad, y que también las salas de emergencia de los hospitales recibieron muchas llamadas.

Hasta ayer, las autoridades habían confirmado la presencia de ántrax en los Estados de Florida, Nevada y Nueva York. El primer y único caso mortal ocurrió en Florida, hace más de diez días, en las oficinas de la editorial de diarios sensacionalistas American Media, en Boca Raton, donde otras ocho personas se contaminaron desde entonces –cinco de ellas, anteayer– y se encuentran bajo tratamiento con antibióticos.

A estos casos se sumó el de la empleada de la cadena NBC y los tres confirmados ayer, lo que elevó a 13 el número de casos en todo el país, mientras que en Reno, Estado de Nevada, una carta con rastros de la bacteria fue hallada en una sucursal de la firma Microsoft, pero sin que se produjeran contagios.

“Acto de terrorismo”

Ayer, por otro lado, el secretario de Salud estadounidense, Tom Thompson, dijo que “ciertamente es un acto de terrorismo el envío de ántrax por correo”. Sin embargo, en declaraciones a la cadena Fox News, el funcionario desestimó la posibilidad de una acción terrorista en gran escala al afirmar que “por el momento no tenemos amenazas inminentes de ningún tipo de ataque químico o biológico en Estados Unidos”.

A su vez, John Ashcroft declaró que “debemos considerar la posibilidad de que esto se encuentre vinculado” con Ben Laden, aunque, añadió, “es prematuro en este momento decidir si hay un vínculo directo” con el millonario saudita refugiado en Afganistán.

Respecto de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono, el secretario de Justicia dijo que algunos de los responsables de los ataques podrían estar todavía en Estados Unidos. “Creo que es poco probable que todos esos individuos, quienes estuvieron vinculados o participaron en los ataques terroristas del 11 de septiembre y en otras actividades terroristas planeadas con anterioridad, hayan sido arrestados”, señaló.

Ashcroft agregó que “estamos en total y permanente alerta” y detalló que el FBI está tratando de ubicar a unas 200 personas para interrogarlas en relación con los atentados.

El jueves, el FBI informó que había recibido información de que podrían ocurrir más ataques terroristas dentro o fuera de Estados Unidos en los próximos días.

“Indicar que hay riesgo de un ataque terrorista no es lo mismo que decir que va a ocurrir uno”, dijo Ashcroft. “Creo que tenemos que comprender que somos un país en guerra”, añadió.

Día 8 / Parte de guerra

El ántrax

El gobierno norteamericano reconoció que el envío de cartas con la bacteria fue un acto de terrorismo, en tanto que se confirmaron en Nueva York tres casos más de contaminación. Hubo amenazas de ataques bioterroristas en varios países.

Disturbios en Paquistán

Se extiende la ola de protestas contra el gobierno de Musharraf en vísperas de la llegada del secretario de Estado norteamericano, Colin Powell; dos personas murieron durante los choques frente al aeropuerto de Jacobabad cuando los manifestantes intentaron atacar los aviones y tropas norteamericanos.

Oferta de los talibanes

La Casa Blanca rechazó ayer una oferta del gobierno de Kabul de extraditar al terrorista saudita Osama ben Laden a un “país neutral” e inició la segunda semana de bombardeos sobre Afganistán. Crecen los indicios de que sería inminente la ofensiva terrestre.

El drama humanitario

El Alto Comisionado de Naciones Unidas pidió un cese del fuego en Afganistán al asegurar que ésta es la última oportunidad para brindar ayuda a los refugiados antes de la llegada del crudo invierno. Afirmó que la hambruna amenaza a 7 millones de afganos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.