El espía que huyó del IRA

Revelan la identidad del agente más importante en la organización
(0)
12 de mayo de 2003  

LONDRES (EFE).- El espía más importante que Londres tenía en el Ejército Republicano Irlandés (IRA) huyó anteanoche de Irlanda con la ayuda de los servicios secretos británicos ante los temores de que fuera identificado por varios diarios del Reino Unido e Irlanda.

Según The Sunday Times, el agente Alfredo Scappaticci, de unos 50 años y conocido con el sobrenombre de "Stakeknife" (juego de palabras con "Steaknife": un cuchillo de carne), está ya en un refugio seguro, mientras que su identidad se reveló ayer en la prensa y en páginas de Internet.

El "topo" -sostienen los diarios- llevaba treinta años metido en la organización, donde había dirigido la Unidad de Seguridad Interna y ocupado cargos en el cuartel general.

Según los periódicos, el espía del gobierno británico -una pieza clave de la "guerra sucia" contra el IRA- podría haber cometido más de cuarenta asesinatos con el beneplácito de los servicios secretos del ejército británico.

La revelación de su identidad se produce en un momento de máxima tensión en Belfast, después de que el jefe de la policía británica, John Stevens, empezó a investigar al supuesto agente dentro de su pesquisa para destapar una conspiración entre las fuerzas del orden británicas y los paramilitares protestantes contra los católicos.

Ayer, hasta cinco periódicos se refirieron a Stakeknife como el espía más importante de Londres en el IRA: The Sunday Times, de Londres; Sunday Herald, de Glasgow (Escocia); Sunday Tribune, de Dublin, y los nordirlandeses Sunday People y Sunday World.

Escondido en Inglaterra

Según el Sunday People, el topo, que vivió en Belfast y Dublin, está oculto ahora en Inglaterra.

El ministerio británico para Irlanda del Norte declinó valorar estas informaciones y explicó que nunca comenta "nada que tenga que ver con la seguridad o los servicios secretos".

Los diarios explican que Stakeknife estuvo involucrado en las muertes de paramilitares protestantes, policías, soldados y civiles para proteger su identidad y poder así pasar información fundamental al ejército británico.

También secuestró, interrogó, torturó y asesinó a otros miembros del IRA sospechosos de ser topos de Londres, afirman los diarios.

De acuerdo con la prensa, el espía facilitó al gobierno del Reino Unido la información que posibilitó el asesinato de tres voluntarios republicanos en Gibraltar en 1988. El IRA sospechó entonces que había sido traicionado, pero no dio con el agente doble.

El comisario John Stevens investiga ahora el caso de un jubilado de 66 años, Francisco Notorantonio, asesinado en el oeste de Belfast por paramilitares leales, que, al parecer, se disponían a aniquilar a Stakeknife, pero fueron alertados a tiempo y redirigidos por las fuerzas armadas británicas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.