El extraño origen del partido comunista que gobierna al país más hermético del mundo