Opinión. El fin del control absoluto