El análisis. El gobierno abrió una caja de Pandora