La crisis global. El gobierno checo, otra víctima de la debacle económica