La crisis política en Bolivia: la visión de Washington. El gobierno de Bush sigue el conflicto con preocupación