El gobierno de Macri buscará un diálogo, mientras en la industria dudan