El gobierno español frenó la declaración de víctimas del franquismo ante la jueza María Servini de Cubría