El hallazgo de huesos en el Vaticano reabre un gran misterio irresuelto de Italia

Soldados italianos apostados frente a la sede de la Nunciatura en Roma
Soldados italianos apostados frente a la sede de la Nunciatura en Roma Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
31 de octubre de 2018  • 12:17

ROMA.- Unos huesos hallados en un "palazzo" que es propiedad del Vaticano, anexo a la nunciatura –la embajada de la Santa Sede ante Italia -, volvieron hoy a reflotar esperanzas de una resolución del imposible e infinito caso de Emanuela Orlandi, uno de los grandes misterios irresueltos de Italia.

Hija de un funcionario del Vaticano , Orlandi desapareció el 22 de junio de 1983, a los quince años, después de asistir a su clase de flauta en un centro de música que funcionaba muy cerca de Piazza Navona. Orlandi se esfumó sin dejar rastros y nunca logró esclarecerse su desaparición, en la que a lo largo de los años, como si se tratara de una novela al estilo "Código da Vinci", se fueron entremezclando diversas pistas. El IOR (Instituto para las Obras de Religión), el famoso banco de la Santa Sede, el reciclaje de dinero, la mafia, las altas esferas de la Iglesia, el turco Mehmet Alí Agca (ya que algunos llamados anónimos reclamaron la liberación del autor del atentado a Juan Pablo II de 1981, a cambio de la joven), amores prohibidos, y la banda de la Magliana, un grupo criminal que ensangrentó esta capital en los años ochenta y que siempre se vio relacionado con el secuestro Orlandi.

El misterio de los huesos hallados en una propiedad del Vaticano - Fuente: TG2000

01:37
Video

Aunque aún se desconoce el sexo y la edad de los huesos encontrados ahora, algo que podrá conocerse después de los exámenes científicos de la policía forense, el hallazgo enseguida desató especulaciones de que podrían tratarse de los restos de Emanuela. Sólo la realización de tests de ADN podrán certificar si lo son. Aunque también se piensa que podrían pertenecer a Mirellla Gregori, otra chica de 15 años desaparecida unas semanas antes, siempre en Roma, el 7 de mayo de 1983.

El hallazgo ocurrió el lunes último, durante trabajos de refacción en los sótanos de "Villa Giorgina", sede de la nunciatura de la Via Po 27, en el corazón de esta capital. Allí actualmente reside el arzobispo suizo Paul Emil Tscherrig-que anteriormente fue nuncio en la Argentina-, junto a personal diplomático.

Un trabajador en el interior de la Nunciatura en Roma
Un trabajador en el interior de la Nunciatura en Roma Fuente: AFP

Cuando la gendarmería del Vaticano encontró el esqueleto, enseguida avisó a las autoridades judiciales italianas, que abrieron luego una investigación por "homicidio contra desconocidos". Al momento está investigando el procurador jefe de Roma, Giuseppe Pignatone, mientras que la policía científica ha sido encargada de establecer "edad, sexo y fecha de la muerte" de los restos óseos.

En un dato más que sugestivo, el diario La Repubblica recordó que en un período trabajó en la sede de la nunciatura de la Via Po monseñor Piero Vergari, ex rector de la Basílica de San Apollinare y único eclesiástico que fue indagado por la desaparición de Orlandi, junto a cuatro miembros de la banda de la Magliana.

Vergari era amigo de Enrico De Pedis, famoso jefe de ese grupo criminal, que tras ser acribillado en 1990 en pleno centro, fue inexplicablemente sepultado con todos los honores en la cripta de Sant’Apollinare. Esta Iglesia queda al lado de lo que es ahora la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, del Opus Dei, territorio del Vaticano, donde antes funcionaba la escuela de música donde fue vista por última vez Emanuela.

Apodado "Renatino", con excelentes conexiones con el Vaticano, De Pedis fue vinculado al caso Orlandi en 2005 por un llamado recibido por un famoso programa televisivo "¿Quién lo ha visto?", que se ocupa de buscar gente desaparecida. "Si quieren resolver el caso Orlandi, vayan a ver quién está sepultado en la Iglesia de Sant’Apollinare", indicó entonces una voz anónima.

En 2008, fueron las declaraciones de Sabrina Minardi, ex esposa del futbolista Bruno Giordano y ex amante de De Pedis, quienes volvieron a relacionar a "Renatino" con Emanuela. Minardi acusó a su ex gran amor de haber asesinado a la joven por encargo de monseñor Paul Marcinkus, el prelado norteamericano fallecido en 2006, conocido como el "banquero de Dios" y famoso por haber estado involucrado en varios escándalos. Marcinkus fue el dueño absoluto de las finanzas vaticanas y estuvo al frente del IOR, incluso después del colapso del Banco Ambrosiano de Roberto Calvi.

En 2012, luego de idas y venidas, sendos pedidos realizados por parte de familiares de Orlandi, la intervención de la fiscalía de Roma y la autorización del Vaticano, la policía científica abrió la tumba de De Pedis. En una zona contigua, se encontraron restos óseos que, tras ser analizados, no resultaron de Emanuela. Algo que podría ocurrir también esta vez. No es inusual, en efecto, que en zonas extraterritoriales de la Santa Sede se encuentren restos humanos que se remontan a viejas sepulturas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.