Testimonio. El horror de Siria, con ojos argentinos