El inquieto empresario de planes extravagantes

El millonario Piñera suele emprender proyectos ambiciosos
(0)
14 de diciembre de 2009  

SANTIAGO, Chile (De nuestro corresponsal).- El ruido ambiente en las calles de Santiago y en las grandes ciudades de Chile habla de un cierto cansancio con los gobiernos de la Concertación. Y el comentario, por mundano que sea, parece ser un gran argumento a la hora de entregar el voto al empresario en el ballottage: "Sebastián Piñera tiene tanta plata que no necesita robar".

Su hiperquinética personalidad llevó a Piñera a competir por la presidencia con la misma energía con la que se involucra en los proyectos más ambiciosos e impensables. Durante años buscó convertir el Mapocho en un río navegable, a la usanza del Sena, en París. De la misma manera, financió y participó en el equipo de buzos que rescató los restos de un antiguo galeón hundido frente a las costas de Valparaíso.

Sabe rodearse de los mejores colaboradores y apuesta a ciegas por los jóvenes. Todos los años busca en las escuelas de negocios a los alumnos más sobresalientes y los cría al alero de sus empresas.

Su transversalidad es innegable. Su padre fue un destacado democratacristiano y su hermano Pablo, también. Su hermano mayor, José, fue ministro de Pinochet y estuvo a cargo de la creación de las administradoras privadas de fondos de pensión. Estos últimos dos, sin embargo, jamás han comulgado con él.

Quienes lo critican le han dicho de todo: que no tiene escrúpulos ni corazón. Pese a ello, pese a tantas cosas, podría ser la carta que acabe con el predominio de la Concertación y que ubique, por primera vez en 50 años, a un gobierno de derecha en el poder por vías democráticas.

Su historia política también es compleja, llena de matices, batallas ganadas y también de las otras. Una de sus primeras apariciones públicas ocurrió en 1980 para el Caupolicanazo, un acto político comandado por el ex presidente Eduardo Frei Montalva, que llamó a votar no a la polémica Constitución de Pinochet, que ampliaba las facultades del todopoderoso dictador y que fue finalmente aprobada.

Años más tarde, Piñera volvería a votar no en el plebiscito de 1988, que desalojó a los militares del Palacio de La Moneda. Su carrera política en democracia comenzó con un sorpresivo cambio de bando para las elecciones de 1989, en las cuales fue el jefe de la campaña de Hernán Büchi, ministro de Hacienda de la dictadura y delfín de Pinochet.

Pese a la aplastante derrota de Büchi a manos de Patricio Aylwin, Piñera fue elegido senador, con el apoyo de Renovación Nacional (RN). Para las elecciones presidenciales de 1993 tomó la batuta como precandidato presidencial de RN. Sin embargo, todo se vino abajo con un suceso digno de la mejor película de espías.

Pocos meses después de que Piñera lanzó su precandidatura por RN, un conocido programa político fue interrumpido por el dueño del canal Megavisión, Ricardo Claro, un empresario de extrema derecha con quien el precandidato había trabajado en el pasado.

Presionando el botón de play de una grabadora, Claro dio a conocer a todo Chile una grabación clandestina en la cual Piñera exhortaba a un periodista para que dejara en ridículo a la también precandidata de RN Evelyn Matthei, hija de Fernando Matthei, ex integrante de la junta militar.

El caso, conocido como el Piñeragate, terminó con sus aspiraciones presidenciales y tuvo un duro costo familiar: su hijo menor fue secuestrado durante algunas horas y Piñera fue conminado a no seguir investigando sobre el origen del espionaje telefónico. Poco después, Matthei reconoció que el ejército estaba detrás de todo.

Volvería a ser precandidato en 1999, pero renunció en favor de Joaquín Lavín. Sólo en 2005, y luego de derrotar al propio Lavín en primera vuelta, Piñera consiguió dejar en claro su liderazgo. Pese a su derrota ante Bachelet y sus siempre conflictivas relaciones con la Unión Demócrata Independiente (UDI), mantuvo tal rol hasta las presentes elecciones, a las cuales llegó por primera vez como amplio favorito.

Flanco abierto

Su máximo orgullo, sin embargo, es a la vez el flanco que ha dejado abierto para los embates de sus detractores. Con una fortuna calculada en unos 1000 millones de dólares, según la revista Forbes , nunca ha conseguido separar convenientemente los negocios de la política.

Es uno de los controladores de LAN Chile, cuya participación prometió vender en caso de ser elegido presidente. Lo mismo dijo que haría con su canal de TV, Chilevisión, y con sus acciones de Colo Colo, el equipo más popular del país y del cual ahora es fanático, pese a haber sido durante años un hincha confeso de la Universidad Católica, el equipo del barrio alto santiaguino.

Su programa

  • Rigor fiscal y estímulo al sector privado . Mantener en cero la regla del superávit fiscal estructural. Dar incentivos al sector privado para impulsar la creación de un millón de empleos y estimular la economía.
  • Contra el matrimonio gay . Introducir derechos legales para las parejas del mismo sexo, aunque está en contra del matrimonio homosexual.
  • Nuevas energías . Impulsar el desarrollo y la presencia de energías renovables, como la solar, eólica, geotérmica, mareomotriz y bioenergía.
  • Seguridad . Colocar 10.000 nuevos policías en las calles.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.