El jefe de la CIDH, más conciliador

En su asunción, Alvarez Icaza dijo que buscará el diálogo con los países críticos del organismo
En su asunción, Alvarez Icaza dijo que buscará el diálogo con los países críticos del organismo
Silvia Pisani
(0)
21 de julio de 2012  

WASHINGTON.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) empieza una nueva etapa, en la que "buscará el diálogo" con los países de la región que con más ahínco intentan bloquear su trabajo, pero con la mira puesta en su compromiso "con la gente", para lo cual debe mantenerse "independiente" de los gobiernos.

Con una cuidada búsqueda de equilibrio entre la conciliación y la firmeza, ésas fueron las primeras definiciones del nuevo secretario general de la entidad, el sociólogo mexicano Emilio Alvarez Icaza.

En conferencia de prensa, y con apenas unas horas en el cargo, el flamante titular de la entidad delineó los objetivos de su gestión, entre los que resaltó la necesidad de mantener su "autonomía", tanto de los gobiernos a los que debe supervisar como de la propia Organización de los Estados Americanos (OEA), de la que forma parte, pero como ente independiente.

"Lo que podrán encontrar en mí es una persona con la mayor voluntad de diálogo y de buscar entendimientos", indicó este sociólogo de 47 años, que viene de la militancia de base en la defensa de los derechos humanos.

"Al mismo tiempo, tengo en claro que la centralidad de las víctimas es la razón de ser de un sistema de protección de derechos humanos regional" y debe ser el "objetivo común" en el trabajo con los Estados y la sociedad civil, subrayó.

Sin ingenuidades, reconoció que su llegada se produce en momentos en que existen elementos de "tensión" con países críticos de la CIDH, como Ecuador y Venezuela. Pero se mostró confiado en la posibilidad de encontrar "condiciones para avanzar en la identificación de coincidencias".

La delicada situación por la que atraviesa la comisión, ante el embate de varios países que resisten sus revisiones, hace temer por su futuro.

Por eso, no fue casual que lo primero que hizo Icaza fue reconocer y resaltar el valor del grupo de trabajo como tal. "Lo que ocurre con la CIDH es que es víctima de su propio éxito: le llegan tal cantidad de casos que no hay recursos suficientes" para atenderlos a todos.

"Aun así es un referente mundial" en la materia, destacó, algo que mantiene a lo largo de los años y pese a sus "limitaciones" de presupuesto y de recursos de todo tipo.

Alvarez Icaza sustituye en el cargo al argentino Santiago Cantón, que lo ocupó durante una década, hasta que el pasado 30 de junio lo dejó "por propia voluntad" para pasar a desempeñarse en el Centro Robert F. Kennedy, de esta ciudad.

El final de su gestión estuvo signado por tensiones con países como Venezuela y Ecuador, y con la propia OEA, que aprobó recomendaciones no vinculantes para reformar la CIDH.

Sin embargo, por detrás de todas esas gestiones, se advirtió la intención de limitar su labor e independencia. "Dejémonos de hipocresías", previno Cantón, antes de partir.

Alvarez Icaza señaló que está dispuesto a "dialogar" sobre todos los frentes, incluidas las nuevas reformas de reglamento que le quiere imponer la OEA. Mostró idéntica voluntad hacia el gobierno de Ecuador, que ya denunció por "irregular" su designación.

Pero, más allá de todo eso, apuntó a que los principales "desafíos" del organismo seguirán siendo los mismos. Esto es, los "problemas estructurales" del continente, como la inseguridad, la violencia contra las mujeres, la trata de personas y las tensiones de modelos de desarrollo con poblaciones indígenas.

La CIDH está dispuesta a "revisar sus procedimientos", pero la verdad es que en los últimos años ya reformó sus reglamentos en tres ocasiones, matizó el mexicano.

Alvarez Icaza fue seleccionado entre cinco finalistas y elegido con voto dividido de los siete comisionados que integran la CIDH.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.