El jefe del Pentágono sale ileso de un atentado