El análisis. El juego de la guerrilla prolongó la agonía