El lobo solitario, el nuevo modelo de jihad que siembra el miedo