El médico argentino que lo operó no pierde las esperanzas