El mundo reacciona contra el coronavirus; contra el cambio climático, no tanto