El mundo sigue sentado sobre un polvorín atómico