El mundo sufre un fin de año de fenómenos climáticos extremos