El escenario. El mundo ya votó por Barack Obama