La edición especial de Charlie Hebdo se agotó poco después de llegar a los kioscos en Francia