El padre de Elián viajará a buscarlo

El tío abuelo del chico insiste en Miami en que no lo dejará volver a Cuba.
El tío abuelo del chico insiste en Miami en que no lo dejará volver a Cuba.
(0)
31 de marzo de 2000  

MIAMI.- Juan Miguel González, padre de Elián, el niño balsero de seis años, pidió ayer una visa para ingresar en los Estados Unidos: quiere instalarse con su hijo en la sede de la representación cubana en Washington hasta que termine la batalla por su custodia.

La administración Clinton anticipó que le concederá la visa. El problema es que el niño balsero está en Miami, en la casa del tío abuelo, y el gobierno norteamericano no sabe cómo sacarlo de allí.

La secretaria de Justicia, Janet Reno, quiere entregar el chico al padre, pero no logra doblegar la resistencia de Lázaro González, el tío abuelo de Elián, que por segundo día consecutivo se negó ayer a firmar una garantía de que va a cooperar con una transición ordenada, lo que ha aumentado la tensión en Miami.

El Servicio de Inmigración y Naturalización (SIN) lo había intimado: firmaba los papeles o le quitarían el permiso temporario que le permite retener a Elián en su casa. Lázaro González se rebeló una vez más y consiguió que le extendieran el plazo hasta el próximo martes, porque la batalla por Elián se hatransformado en el conflicto político más caliente de los Estados Unidos.

La decisión de solicitar la visa implica un cambio de estrategia de Fidel Castro, que durante cuatro meses dijo que el padre de Elián sólo viajaría para regresar a Cuba de manera inmediata con el niño.

Gregory Craig, abogado que el gobierno cubano contrató en Washington para Juan Miguel González, el padre de Elián, ya inició los trámites para la visa en el Departamento de Estado.

El abogado dijo el padre quiere viajar con la mujer, Nercy Carmenate, el hijo de seis meses de su segundo matrimonio y un sobrino. Pero agregó que sólo tomará el avión si le garantizan "que le darán en forma inmediata la custodia" de Elián.

El niño balsero vive con el tío abuelo en Miami desde que un grupo de pescadores lo encontró aferrado a una cámara de neumático en el Estrecho de Florida, en noviembre último.

Presiones

Lázaro González asegura que el padre del niño es bienvenido en su casa, pero no quiere dejar al pequeño en la representación diplomática cubana. La teoría de todos los familiares de Elián que emigraron de Cuba es que el padre está actuando bajo presión de Castro, y que en realidad le encantaría quedarse a vivir en los Estados Unidos.

El Departamento de Estado anticipó que aceptará las visas del padre de Elián y de sus familiares inmediatos. Pero un vocero dijo al mismo tiempo que los Estados Unidos "no cederán ante las presiones de Castro" para aceptar también a 12 compañeros de la escuela a la que asistía Elián en Cárdenas, tres profesoras, dos psiquiatras, cuatro doctores, dos enfermeras y el presidente de la Asamblea Nacional cubana, Ricardo Alarcón.

Castro advirtió que la comitiva no es negociable (ver aparte) y siguió adelante con sus planes para enviar a todos a vivir a la representación cubana, que no tiene rango de embajada porque los Estados Unidos rompieron relaciones diplomáticas con Cuba tras la revolución de 1959.

Craig, que integró los equipos de la defensa de Clinton durante el juicio político por el affaire con Mónica Lewinsky, dijo que su nuevo cliente permanecería en Washington por tiempo indefinido, hasta que termine el proceso judicial pendiente en una corte de apelaciones de Atlanta.

En primera instancia, el juez Michael Moore determinó que el tío abuelo de Elián no puede solicitar asilo político para el niño porque la custodia le corresponde al padre. La audiencia para la apelación será el 8 de mayo próximo, pero Lázaro González quiere seguir peleando en otros fueros si pierde la apelación.

Firmeza

Mientras tanto, para cumplir con las condiciones que impuso el abogado del padre, la administración Clinton tiene que encontrar la manera de trasladar a Elián desde Miami hasta Washington y busca evitar una salida que importe el uso de la fuerza.

Reno se negó a discutir ayer cómo van a proceder si Juan Miguel González aterriza en los Estados Unidos, pero cuando le preguntaron si está dispuesta a hacer cumplir con las disposiciones del SIN, respondió con tono desafiante: "Pueden apostar a que sí". La secretaria de Justicia, que se crió en Miami y habla bien castellano, dijo el caso "le rompe el corazón a todos los que están involucrados, pero la ley es muy clara: el padre es el único autorizado para hablar en nombre del niño porque es un lazo sagrado".

El caso de Elián despierta fuertes sentimientos en la comunidad de 800 mil cubanos que residen en Florida, un Estado importante para las elecciones del 7 de noviembre próximo y está tan politizado que hasta el vicepresidente Al Gore tomó distancia ayer de la postura de Clinton (de lo que se informa por separado).

El intendente demócrata del condado de Miami Dale, Alex Penelas, dijo que no piensa movilizar a la policía local para frenar a los exiliados cubanos que desde la puerta de la casa de Lázaro González prometen que no dejarán pasar a nadie que venga a llevarse al niño.

"De aquí no va a salir, porque lo quieren llevar a Washington para rodearlo de psicólogos y lavarle el cerebro", dijo Daniel Barrete, de 75 años, que llevaba horas bajo un sol impiadoso, pero seguía gritando frente a las cámaras de televisión.

La cadena CBS ya está trabajando en una miniserie sobre la historia de Elián, una tragedia que se transformó en una bomba política para Clinton, pero que aún no tiene el capítulo final.

Peter Pan

LA HABANA (AFP).- El libro Operación Peter Pan, de Ramón Torreira, que cuenta la historia de más de 14.000 niños cubanos enviados por sus padres a los Estados Unidos en la década del 60, se está vendiendo como "pan caliente" en La Habana. Según el libro, en esa década la oposición local cubana y la CIA difundieron el rumor de que Cuba quería suspender la patria potestad de los padres sobre sus hijos y enviarlos a Rusia.

Muchos padres aceptaron ayuda de esas personas y de Washington y enviaron a sus hijos a Miami. Un total de 14.048 partió; muchos estuvieron en campamentos, orfelinatos y casas de adopción.

Castro no hará concesiones

LA HABANA (AFP).- Cuba dijo ayer que "no es negociable" la presencia de los niños, maestros y médicos en la comitiva que La Habana piensa mandar a Estados Unidos con la intención de facilitar el aclimatamiento del niño náufrago Elián González a un eventual regreso a Cuba.

La presencia de "las personas consideradas imprescindibles para la recuperación emocional y la reinserción del niño en su medio no es negociable", dijo una nota oficial difundida en una mesa redonda televisiva sobre Elián en La Habana.

"Más vale que no se pierda tiempo en consideraciones pueriles. No haremos concesiones de ningún tipo", añadió la nota.

"Esperamos impacientes los resultados de las conversaciones con la parentela de Miami y qué tipo de concesiones hará el gobierno de Estados Unidos", prosiguió el comunicado, en referencia al encuentro de los familiares del niño con los funcionarios del Servicio de Inmigración y Naturalización (SIN), que continuará el lunes tras un nuevo aplazamiento.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.