El país de la pizza lanza la guerra contra la obesidad