El país más hermético del mundo

El gobierno comunista hace del secreto y del misterio un culto
(0)
23 de abril de 2004  

SEUL (AP).- Corea del Norte es un país tan reservado que probablemente el trágico choque de los dos trenes cerca de la frontera con China siga siendo un misterio mientras el gobierno totalitario se mantenga en el poder.

La sensibilidad de Corea del Norte respecto de cómo se percibe al país desde el exterior sugiere que el gobierno no emitirá en el corto plazo un parte detallado de los hechos.

La falta de información acerca de lo que realmente ocurrió probablemente genere diversas especulaciones, especialmente porque el líder norcoreano, Kim Jong II, pasó nueve horas antes por la estación de Ryongchon cuando regresaba de un viaje -raro en su caso- a China.

Nada indica que la explosión haya sido un intento de asesinato. Sin embargo, Kim está sumamente preocupado por su seguridad personal y teme un ataque militar norteamericano semejante al que Estados Unidos llevó a cabo contra Irak.

Corea del Norte, un país en el que no hay libertad de prensa, tiene mucha práctica, y éxito, en mantener las cosas en secreto. Kim asumió el poder en 1994 luego de la muerte de su padre, fundador de la nueva nación, Kim Il Sung. Durante tres años no se dejó ver en público, lo que despertó especulaciones de que se estaba produciendo una lucha por el poder y que el país estaba al borde del colapso.

Tiempo después, Kim salió de su ostracismo y comenzó a aparecer en público. Los analistas llegaron a la conclusión de que había estado consolidando su control sobre las fuerzas armadas y realzando su imagen como un hijo fiel que respetó el tradicional luto de tres años por la muerte de su padre.

Kim desapareció de la escena pública durante más de un mes el año pasado cuando arreciaba la guerra en Irak, por lo que se conjeturó que temía un ataque de Estados Unidos.

Incluso la escasez de alimentos, que habría causado la muerte de aproximadamente dos millones de habitantes a fines de los años 90, cuando Rusia suspendió la ayuda económica a su ex aliado, nunca fue explicada ni aclarada por completo. Corea del Norte reconoció muchas menos muertes y sólo reveló algunos detalles de su crisis humanitaria porque necesitaba ayuda internacional para alimentar a su pueblo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.