El Papa admitió injusticias en la colonización