En su primer discurso acerca del "estado del mundo". El Papa advirtió sobre un "choque de civilizaciones"