El Papa denunció que las armas circulan libremente, pero no los planes de ayuda