El Papa emprende mañana otro delicado viaje a la periferia de Europa

Un cartel con la imagen del Papa Francisco, en la ciudad de Tetovo, en Macedonia
Un cartel con la imagen del Papa Francisco, en la ciudad de Tetovo, en Macedonia Fuente: AFP - Crédito: Armend Nimani
Elisabetta Piqué
(0)
4 de mayo de 2019  • 15:20

ROMA.- El Papa volverá a llamar a la unidad de los cristianos y a alentar a poblaciones marcadas por pobreza y tensión con los migrantes en un delicado viaje que emprende mañana y hasta el martes a Bulgaria y Macedonia del Norte, dos países de los Balcanes de la periferia de Europa, de mayoría ortodoxa y con una ínfima comunidad católica.

Si bien el ex arzobispo de Buenos Aires aseguró en un tuit que parte como "peregrino de paz y fraternidad", se trata de viaje "sensible" -que se completará a fin de mes con otra visita a Rumania, país también de mayoría ortodoxa-, porque no son fáciles las relaciones con esta Iglesia oriental, que se dividió con el Gran Cisma de 1050.

Tanto en Bulgaria como en Macedonia del Norte la Iglesia ortodoxa tiene conflictos internos irresueltos que afectan sus relaciones con la Iglesia Católica. De hecho, la Iglesia Ortodoxa búlgara -que es independiente del Patriarcado de Costantinopla-, no forma parte de ningún diálogo ecuménico y "por decisión unánime" le ha prohibido a sus fieles participar a oraciones o celebraciones junto al Papa "porque está estrictamente prohibido por los cánones sagrados de la Iglesia".

Pese a ello, así como hicieron con Juan Pablo II en 2002, sus autoridades recibirán mañana a Francisco con todos los honores en el denominado Santo Sínodo, su cuartel general, donde tendrá una reunión privada con el patriarca Neofit. Como también hizo su predecesor polaco, luego Francisco rezará en silencio ante un ícono de los santos Cirilo y Metodio, evangelizadores de la Europa eslava que nacieron en lo que hoy es Grecia en el 800 y que son reconocidos por haber inventado el alfabeto cirílico, en la catedral de San Alexander Nevsky, sede del Patriarca de Bulgaria.

Francico llegará mañana temprano a Sofia, capital del país, después de dos horas de vuelo desde Roma. En este país de poco más de 7 millones de habitantes, donde la gran mayoría es ortodoxa, hay un 10% de musulmanes -resabio de la dominación otomana- un 1% de protestantes, alentará al otro 1% de la población, que es católico.

Fuente: Archivo - Crédito: DPA

Marcada por un duro régimen comunista desde fines de la Segunda Guerra Mundial, después del colapso de la Unión Soviética, en 1989, Bulgaria se ha volcado hacia Occidente: en 2004 entró en la OTAN y en 2007, en la Unión Europea (UE). Pero sigue con graves problemas tanto económicos como sociales: sigue siendo el país de la UE con el PBI per cápita más bajo (8000 dólares) y con el mayor número de personas bajo riesgo de pobreza (40%). Otro problema relevante es la corrupción, que, sumado a lo anterior, ha determinado un éxodo de cerca de dos millones de personas en las últimas décadas.

Se espera que el Papa aborde estas cuestiones en sus discursos, así como el drama de los refugiados. Como en otros viajes, una vez más, visitará, el lunes, un centro de las afueras de Sofía, manejado por Cáritas, donde fueron recibidos migrantes sirios e iraquíes. Al cerrarse la denominada ruta balcánica a través de Macedonia, entre 2013 y 2015, Bulgaria se enfrentó con un flujo para el que no estaba preparada, con un aumento del 1300% de migrantes. Aunque el año pasado la emergencia ha terminado, el país mantiene una política dura contra los inmigrantes y construyó una valla metálica de más de 270 kilómetros en su frontera con Turquía.

Primer Pontífice en Macedonia

Francisco se convertirá el martes, último día de la gira, en el primer Papa que pisa Macedonia del Norte, ex república de Yugoslavia que después de años de peleas con Grecia, el año pasado logró un acuerdo sobre su nuevo nombre ("República de Macedonia del Norte"). Candidata a entrar en la UE, se trata de una de las naciones menos desarrolladas de Europa, con poco más de 2 millones de habitantes, también de mayoría ortodoxa, con un 33 % de musulmanes y, también, solo un 1% de católicos. Allí el Papa le rendirá tributo a la santa Madre Teresa de Calcuta, nacida en Skopje, su capital, alentará a la pequeña grey católica y al resto de la población, también marcada por tensiones, pobreza, desempleo y una gran difusión de actividades informales e ilegales.

"Hoy, más que nunca, es necesario hacer crecer en Europa y en el mundo entero la cultura del encuentro, la cultura de la fraternidad y yo vendré entre ustedes para sembrar estas semillas, seguro de que vuestra tierra es buena y que sabrá recibirlas y dar fruto", auspició el Papa en un videomensaje a Macedonia del Norte, difundido esta mañana. En otro videomensaje dirigido a Bulgaria, aseguró, en tanto, que "será un peregrinaje de fe, unidad y paz".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.