El Papa envía a su máximo opositor a la isla de Guam, a 12.000 kilómetros del Vaticano