El papa Francisco condenó el ataque en el club nocturno de Orlando