El papa Francisco, en la portada de Rolling Stone