El papa Francisco pidió a la ONU una "movilización ética mundial que acabe con las desigualdades"