Cristina le pidió al Papa su "intermediación" para que el Reino Unido dialogue por Malvinas

La Presidenta contó detalles del almuerzo que mantuvo con Francisco en la residencia Santa Marta; "Lo vi sereno, seguro y ocupado", dijo; lo invitó a visitar la Argentina
(0)
18 de marzo de 2013  • 13:59

La presidenta Cristina Kirchner le pidió hoy al papa Francisco su "intermediación" para que Gran Bretaña dialogue por Malvinas durante un almuerzo que mantuvieron a solas en la residencia Santa Marta.

"Luego, un momento importante para nosotros. Solicité su intermediación para lograr el diálogo en la cuestión Malvinas" , afirmó, en una conferencia de prensa realizada desde el hotel donde se aloja en Roma.

La jefa del Estado recordó la histórica intervención del papa Juan Pablo II durante el conflicto con Chile por el control del canal Beagle. Aquella mediación papal evitó una guerra entre ambos países en 1978.

"Ahora estamos ante un oportunidad histórica. Ambos países tiene gobiernos democráticos y no hay peligro de ninguna naturaleza bélica, más allá de la militarización en el atlántico sur" , apuntó.

Según la Presidenta, "es imprescindible que en el mundo todos los países comiencen a respetar las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU)". "Nuestro planteo es a la instancia del diálogo", remarcó.

Video

Sencillez e invitación

La mandataria destacó "la sencillez" del sumo pontífice y contó que lo invitó a visitar la Argentina. "Lo vi sereno, seguro, en paz, tranquilo y también ocupado y preocupado por lo que va ser la inmensa tarea de conducir el Vaticano y las cosas que él sabe que hay que cambiar", aseveró Cristina.

Cristina contó que el sumo pontífice le agradeció por aceptar la invitación de compartir un almuerzo en la Santa Sede. "Me sorprendió mucho ese agradecimiento. Me gusto ese gesto. Uno de sus rasgos distintos que es la sencillez", indicó.

La Presidenta dijo que invitó al papa Francisco a realizar una visita oficial a la Argentina en julio próximo, pero dijo que aún no hubo confirmación.La jefa de Estado aseguró que el Papa "desea visitar la Argentina" pero que está obligado a "mirar la agenda y consultar con sus colaboradores" en razón de la "multiplicidad de tareas" que le aguardan al frente del Vaticano.

"Todavía tenemos que trabajar sobre la fecha" en que vendrá Francisco al país, estimada en principio para julio, cuando visite Brasil por un encuentro de las juventudes católicas.

Por otra parte, la mandataria señaló que Bergoglio tiene "un gran compromiso" con la "lucha contra el trabajo esclavo y la trata de personas" y dijo que su gobierno está "absolutamente identificado" con esa postura.

El encuentro

Antes de almorzar en la residencia de Santa Marta, donde se aloja Francisco, la mandataria dialogó entre "15 y 20 minutos" con el flamante Papa, quien en pocos días al frente de la Iglesia Católica generó el fervor de los fieles.

Según se pudo ver en imágenes difundidas por C5N, Bergoglio saludó cálidamente a la jefa del Estado, quien le regaló un equipo de mate. La mandataria también recibió obsequios del sumo pontífice.

Video

Durante la reunión, Cristina le presentó al Papa a algunos de los integrantes de su delegación: el canciller Héctor Timerman, el embajador ante el Vaticano, Juan Pablo Cafiero, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Soccimarro, y su secretario, Martín Aguirre.

Antes del almuerzo hubo risas, gestos cordiales y hasta un beso en agradecimiento por los regalos que se intercambiaron. "¿Puedo tocar? [le sostuvo el brazo derecho] Nunca un papa me había besado", le dijo Cristina a Bergoglio.

Según informó el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, no habrá un comunicado de la Santa Sede sobre el almuerzo que compartieron Francisco y la mandataria porque fue una "visita informal".

Se trató de la primera reunión de Jorge Bergoglio con un jefe de estado tras su elección como papa. La próxima reunión será con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

El ex arzobispo de Buenos Aires y la jefa del Estado mantienen una tensa relación luego de las reiteradas críticas de Bergoglio a la corrupción y pobreza en la Argentina durante sus homilías.

Tras la elección del cardenal Bergoglio como sumo pontífice, el Gobierno difundió un frío comunicado para felicitar al nuevo papa. Luego, la Presidenta le pidió que tenga una labor "significante para la región" durante un acto en Tecnópolis.

Pero el cambio de estrategia de la Casa Rosada no se haría esperar. El canciller Héctor Timerman viajó a Roma unos días antes que la delegación argentina para arreglar una reunión con el santo padre.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.