El papa Francisco se resfrió y está en reposo