El papa Francisco rezó en el río Jordan y se reunió con cientos de refugiados sirios