“El Papa habló de la lógica salvaje del lucro, y yo llevo 11 años de padecerla en carne propia”