El Papa inició el diálogo con los abusados chilenos

Fuente: AFP
En máxima reserva, recibirá a tres víctimas de Karadima
Elisabetta Piqué
(0)
28 de abril de 2018  

ROMA.- Tal como se había anunciado, el Vaticano confirmó que el Papa empezó ayer los "encuentros personales" con Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, tres conocidas víctimas de abusos sexuales perpetrados en Chile en las décadas del 70 y 80 por el sacerdote Fernando Karadima, a quienes invitó a pasar unos días en su casa de Santa Marta para pedirles disculpas y compartir su dolor.

En medio de gran expectativa mediática -varios periodistas de Chile llegaron a Roma-, el Vaticano aclaró que, como suele ocurrir en estas situaciones delicadas, los encuentros serán en medio de máxima reserva.

"No está previsto emitir ningún comunicado oficial sobre el contenido de los mismos, por expreso deseo del Papa", dijo su vocero, Greg Burke, que destacó que, como ya había dicho el miércoles pasado, la prioridad de Francisco es "escuchar a las víctimas, pedirles perdón y respetar la confidencialidad de estos coloquios".

"En este clima de confianza y de reparación del sufrimiento, la voluntad de Francisco es dejar que los invitados hablen todo el tiempo que sea necesario", agregó Burke.

Invitados especialmente por Francisco, que les pagó los pasajes y estadía, Cruz, Murillo y Hamilton ingresaron ayer a la residencia de Santa Marta y se quedarán hasta principios de la semana que viene.

Aunque el Papa ya se reunió con víctimas de abusos en el Vaticano en los últimos años y reveló que suele hacerlo una vez por semana, el de ahora es un contexto distinto. El detonante del escándalo fue el cuestionado obispo de Osorno, Juan Barros, parte del círculo íntimo de Karadima y que fue acusado reiteradas veces por las víctimas de haber encubierto sus abusos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.