El Papa instó a que los líderes argentinos depongan sus intereses personales