El Papa lamentó que los inmigrantes y refugiados sean vistos como una amenaza