El escenario. El papa peronista