El Papa reafirmó a Jerusalén como "patrimonio común"

En visita pastoral a Marruecos hizo una declaración conjunta con el rey Mohamed VI
En visita pastoral a Marruecos hizo una declaración conjunta con el rey Mohamed VI Fuente: Reuters - Crédito: Youssef Boudlal
(0)
31 de marzo de 2019  

RABAT.- En una declaración que tiene como trasfondo la decisión del gobierno de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel, el papa Francisco , de visita en Marruecos, reafirmó ayer junto al rey Mohamed VI la condición de la Ciudad Santa como "patrimonio común de la Humanidad y, por encima de todo, para los fieles de las tres religiones monoteístas".

Al finalizar la visita de cortesía del Papa al rey en el Palacio Real de Rabat, el sustituto de la Secretaría de Estado, Edgar Peña Parra, leyó la declaración que después fue firmada por Francisco y el monarca marroquí en la que defienden el carácter de Jerusalén "como símbolo de la coexistencia pacífica".

Para el rey y el Pontífice, deben conservarse "el carácter multirreligioso específico, la dimensión espiritual y la identidad cultural particular de Jerusalén". Por lo tanto, esperan que "en la Ciudad Santa se garantice la plena libertad de acceso a los fieles de las tres religiones monoteístas y el derecho de cada uno a ejercer su culto en ellas".

En mayo del año pasado, rompiendo con décadas de consenso internacional sobre la neutralidad en cuanto a la Ciudad Santa como capital de Israel, el gobierno de Donald Trump decidió mudar su embajada a Jerusalén. A esa medida se sumaron Guatemala y Honduras.

Desde 1967 Israel mantiene ocupada la parte oriental de Jerusalén, que los palestinos reivindican como capital de su Estado. La mayoría de la comunidad internacional optó por mantener su embajada en Tel Aviv y aguardar un acuerdo de paz entre palestinos e israelíes antes de pronunciarse sobre el estatus de Jerusalén.

"Creemos que es importante preservar la Ciudad Santa de Jerusalén/Al Quds Acharif como patrimonio común de la humanidad", sostuvieron el Papa y el rey.

Para acoger al Pontífice en su visita de dos días a Rabat, capital de un país donde el 99% de la oblación es musulmana, se pintaron edificios, se pavimentaron calles, se arreglaron jardines y se reforzó el dispositivo de seguridad.

El Papa fue recibido al pie de su avión por Mohamed VI, con dátiles y leche de almendra, como manda la tradición.

Otro de los ejes de la visita fue el tema de la "libertad de conciencia" y la "solidaridad" frente al "fanatismo", en un discurso ante miles de personas y el propio rey.

"La libertad de conciencia y la libertad religiosa, que no se limita solo a la libertad de culto sino a permitir que cada uno viva según la propia convicción religiosa, están inseparablemente unidas a la dignidad humana" dijo el Papa, exhortando a los creyentes a "vivir como hermanos".

La libertad de credo en Marruecos, un país que defiende un islam moderado, es un tema sensible. En junio pasado, el ministro de Estado marroquí encargado de los derechos humanos, el islamista Mustapha Ramid, estimó que la libertad de conciencia era "una amenaza" para la cohesión de Marruecos.

"Es indispensable oponer al fanatismo y al fundamentalismo la solidaridad de todos los creyentes, teniendo como referencias inestimables en nuestra forma de actuar los valores que nos son comunes" añadió el Papa.

"Lo que todos los terroristas tienen en común no es la religión, sino precisamente la ignorancia de la religión. Llegó el momento de que la religión deje de ser una excusa para esos ignorantes, para esa intolerancia", declaró por su parte Mohamed VI.

El jefe espiritual de 1300 millones de católicos fue invitado por el "Comandante de los Creyentes" marroquíes, el rey, a impulsar el "diálogo interreligioso", dijo el gobierno.

Agencias ANSA y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.